viernes, 16 de octubre de 2015

Fueron felices y comieron perdices.

Cuando leemos no nos enamoramos de la apariencia de los personajes si no de sus palabras, sus pensamientos, su forma de pensar, su corazón. Nos enamoramos de su alma.

Una historia de amor única e irrepetible, en la que una joven universitaria Anastasia Steele, conoce a un multimillonario Christian Grey del que muchas son las cosas que podían describirle pero lo que mas llama la atención aparte de su físico es su forma de ver la vida. Un hombre que no cree en el amor pero del que no se podrá librar, aunque tubo un comienzo duro en la vida y son 50 sombras las que le persiguen no deja de intentar mejorar por la señorita que ahora ocupa sus pensamientos.

Un hombre que parece de hielo, pero Anastasia poco a poco ira derrumbando ese muro que le caracteriza hasta enamorarse perdidamente de ella, todo esto incluido en un mundo erótico en el que ella se convertirá en su sumisa, conocerá nuevas experiencias, sensaciones ... 

Claro, que como toda bonita historia de amor fueron felices y comieron felices. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada